Esta página da acceso a los diferentes temas de formación que siguen cada año los matrimonios de la asociación , lo que conocemos como la Rama de Caná. 

Año 2017-2018: regenerar el amor en la familia

Este año se va a seguir el segundo bloque del plan formativo de FdB que lleva por título “Edificar la casa”, y dentro de él vamos a estudiar el tema del perdón en la familia, con el titulo “Aceite en las heridas: regenerar el amor en la familia”. El objetivo consistirá, por consiguiente, en profundizar en el misterio del perdón.
Acceder a los temas

Año 2016-2017: informe sobre la esperanza

Este curso las reuniones se basan sobre el libro "Informe sobre la esperanza", diálogo con el cardenal Gerhard Ludwig Müller". Constatamos con gran tristeza y preocupación que pocos de nuestros coetáneos, especialmente jóvenes y niños, educados en un mundo sin Dios, confían en que la historia, incluso su misma historia personal, tenga una trama, un origen y un destino…no contando con un relato noble que les eleve, que dé sentido a toda su vida...para quién vivimos, por qué sufrimos… el resultado solo puede ser una crisis de la esperanza”.
Acceder a los temas

Año 2015-2016: la genealogía de la familia

El tema que corresponde estudiar este curso lleva por título: "La genealogía de la familia: urdimbre de las personas". Tras haber estudiado en los años precedentes la paternidad, la filiación y la fraternidad, se trata ahora de comprender mejor cómo la familia va generando a las personas, y al mismo tiempo cómo las personas van edificando la familia”.
Acceder a los temas

Año 2014-2015: la filiación y la fraternidad

Este año vamos a profundizar en las experiencias de la filiación y la fraternidad. Como punto de partida vamos a tomar la evidencia de una experiencia común: todo hombre que viene a este mundo es hijo. Se trata de un don que hemos recibido gratuitamente y que nos une a todos desde el origen. Ser hombre significa ser hijo. En este primer tema del curso vamos a detenernos en dos corolarios de esta última afirmación: ser hijo es ser generado por otros, y ser hijo es recibir el don de la vida”.
Acceder a los temas

Año 2013-2014: la paternidad

¿Qué tiene la paternidad y maternidad que se desea tanto? La desean los esposos como una promesa que esconde su amor. Es la promesa de una novedad, de una plenitud, de un dilatarse de la vida, de un ensancharse del corazón. Si ya el matrimonio, suponía un llegar a ser “una sola carne” y resituar todo el universo afectivo y relacional, ahora, en la paternidad y maternidad, la carne vuelve a ofrecer novedad y sorpresa: el amor es capaz de generar una nueva vida .
Acceder a los temas

Año 2012-2013: el año de la fe

“Recibid la luz de Cristo”. El día de nuestro Bautismo el sacerdote mostró a todos el cirio pascual y dijo estas palabras. Después uno de nuestra familia – nuestro padre – encendió una vela en el cirio. El cura entonces anunció una misión, un programa de vida: “A vosotros, padres y padrinos, se os confía acrecentar esta luz. Que vuestro hijo, iluminado por Cristo, camine siempre como hijo de la luz. Perseverando en la fe pueda salir con todos los Santos al encuentro del Señor”. El sentido de esta vela está en relación con lo que habían pedido al comenzar el bautizo: “¿Qué pedís para vuestro hijo? La vida eterna”. Pidieron la vida eterna y se les concedió la luz de Cristo.
Acceder a los temas

Año 2011-2012: el amor revelado en el cuerpo y la redención del corazón

El deseo de abrir a cada hombre el sentido profundo de su experiencia guió a Juan Pablo II en sus reflexiones sobre el amor humano. Hay mil experiencias unidas al amor, al encuentro entre las personas, a la unión de hombre y mujer. ¿Cómo hacer que esas experiencias sean verdaderas, que lleven la vida a buen puerto? ¿Cómo conseguir que la barca no naufrague entre la espuma de experiencias vacías? Para orientar al hombre en el laberinto de sus propias experiencias Juan Pablo II habló de las «experiencias originarias»
Acceder a los temas

Año 2010-2011: los misterios de la vida de Jesús

Todas las acciones de Jesucristo poseían una densidad especial: desvelaban una dimensión del Misterio de Dios. Pero como sucede en nuestra vida, también la suya conoció momentos de especial significado. A lo largo de este año nos detendremos en aquellos misterios en los que, de un modo singular, Jesús nos revela el Misterio del Padre. Conoceremos así, más profundamente, a Aquel que da sabor a nuestros frutos y solidez al árbol de nuestra familia
Acceder a los temas

Comments are closed.