Retiros Espiritual 2-12-2107

Retiro Espiritual del 2 de diciembre

Las meditaciones del retiro han sido dirigidas por el P. Felipe Carmena y se han basado en el Libro del Profeta Jonás, un profeta considerado frágil, pero que Jesús le va a poner como modelo, será profecía de Jesús.

El Señor le pide una misión, pero Jonás tiene miedo y se va lejos del Señor, evitando cumplir su vocación “Pero Jonás partió para huir a Tarsis, lejos de la presencia del Señor. Bajó a Jope y encontró allí un barco que zarpaba hacia Tarsis; pagó su pasaje y se embarcó para irse con ellos a Tarsis, lejos de la presencia del Señor“.

Dios no elige a los mejor preparados, sino que prepara a los que elige. Igual hace con Moisés cuando le confiesa su temor para presentarse delante del faraón. El Señor va ensanchando nuestro corazón, es el signo de la sobreabundancia de Dios, por eso Jonás será el único que no tiene miedo en la tormenta y da testimonio de Dios, porque se da cuenta que le llama y da testimonio de Él. Cuando no aceptamos la vocación que Dios nos da, aparece el hastío, tenemos que entender que Dios nos acompaña en nuestra vocación.

Los tres días que pasa Jonás dentro del pez, son un signo de la Pascua del Señor. El nos enseña que tenemos que pasar por su Cruz ofreciéndole nuestra fragilidad . Dios nos lo pide todo, incluso hasta nuestros pecados, que tenemos que redimir mediante la confesión.

La familia es signo de Jesucristo, es la fidelidad dia a día lo que da ese testimonio, y lo que nos la fuerza para lograrlo es el sacramento del matrimonio, que hace presente al Esposo y su amor por la Iglesia. Nuestra matrimonio es acción de Dios.

Los profetas anuncian al Mesías, ¿cómo le anunciaremos nosotros? La fidelidad es el mejor testimonio, ese amor llamado a ser para siempre. Pero hay otros signos en los que podemos dar ese testimonio de espera del Mesías, la corona de adviento, cómo celebramos la fiesta de la Inmaculada, cómo introducimos a nuestros hijos en el misterio de la Navidad, el Belén en casa ¿donde lo ponemos?, …

¡Hay que pedirle al Señor que nos dé esa espera activa!

LEAVE A COMMENT